HAY COSAS QUE SÓLO PASAN EN MELO

EL EQUIPO DE LOS ARQUEROS MANCOS

Por Sengo Pérez

 

Me lo contaron en el bar del Tuna, y fue difícil creerlo. El bar del Tuna en Melo es diferente a todos los bares, como la ciudad de Melo es diferente a todas las ciudades de Uruguay, pero explicarlo sería otro tema. El Tuna abre cuando quiere y cuando no quiere le da la llave a los clientes para que abran, entonces apuntan en un cuaderno lo que tomaron, que no es precisamente jugo de naranja, y pagan después. Y además no tiene mostrador.

Un bar de hombres, de apasionadas conversaciones de política y fútbol, entre carne a las brasas, vino y whisky. A orillas de la ciudad, llegando al monte.

El año pasado estuve por ahí, vuelvo a Melo cada vez que vuelvo a Uruguay, no hacerlo es “un volver” incompleto. Allí vive lo mejor de mí: la infancia, la inocencia, el tiempo sin decisiones y por consiguiente, sin culpas.

La ciudad donde nací.

Y mil historias saltaron, y casi todas las creía –soy felizmente crédulo, lo que me libera de la angustiante duda–; además, como dicen por allá: “hay cosas que sólo pasan en Melo… y en algunas películas”.

Pero esta era demasiado, por disparatada, imposible, impensable: un equipo con doce jugadores en cancha. Con dos arqueros, y los dos mancos.

Inverosímil, ni Osvaldo Soriano en San Pedro, ni Fontanarrosa en Ayahuasca.

Finales de los cuarenta, cuatro equipos se presentaron ese día, un domingo supongo, a beneficio de una comisaría, la Seccional 1ª. Pero todo legal, con árbitros vestidos de negro como correspondía para darle seriedad a la función. El negro es el color de la muerte y, sabido es, nada puede ser más serio.

Cuatro equipos, cuatro bares.

El bar Rivero sacrificó el apellido que le daba nombre y renombre, y elegantemente, moviendo la “o” desde el final al inicio, se transformó en O River (El River, en portugués). Fino.

Bares. Sólo la ebriedad o ebriedades del sábado pueden explicar la sobria locura de ese domingo.

El primer sorprendido fue el árbitro, juez entonces, al ver al arquero José Caroleano Gómez, ex jugador del Wanderers de Melo, sin el brazo derecho perdido al caerse de un caballo.

¿Tan malo es el suplente? habría dicho. “Ah, ¿ quiere ver al suplente?”, dijeron, y le presentaron a Justo González, manco del brazo izquierdo, perdido en un accidente de trabajo entre las máquinas de un molino.

“¿Y si tapan los dos?”, dijo uno del equipo contrario con encomiable caballerosidad.

Y así fue, entre los dos armaron uno, zapato de fútbol derecho con su media correspondiente para el Negro José –en esa época no se usaba “afrodescendiente”, eufemismo políticamente correcto–, y el izquierdo, también con su media, para el Blanco Justo, sin eufemismos.

En los pies restantes, alpargatas.

Pero en el fútbol no hay piedad, se trata de ganar. El Boro, eximio volante del equipo rival, el bar Ladi Silva, lanzaba al centro delantero con exacto pase y lo dejaba frente al arquero doble. ¡No la coloqués, tirala al medio que no hay brazos!”, gritaba insensible a la doble desgracia humana.

El equipo de los mancos ganó 3-1, no hay mayores detalles, se supone que los centros al área los despejaban con los puños, que hubieran agarrado algún balón entre los dos ya sería un exceso de imaginación. Ganaron la final también, esta por walk-over, el bar Odera no se presentó, no se sabe si por temor a perder, por caballeros o por exagerada ingesta de alcohol.

Los protagonistas y testigos se fueron muriendo, o envejeciendo, y… ¿quién va a creerle a un viejo? Más en estos tiempos donde “la palabra” dejó de tener valor y la verdad se ha devaluado.

El bar Rivero cerró, la foto de los campeones, “El equipo de los mancos”, siempre limpia, orgullo de la pared principal, se vistió de polvo en algún depósito y el hecho se fue olvidando o recordando pero ya como leyenda popular, como mito, mitad verdad mitad mentira.

Con cierta dificultad sí, pero lo creí desde el principio, y supe que quien no fuera nacido en Melo necesitaría pruebas.

En algunos casos, muchos, las palabras que habla esta ciudad necesitan fotos para ser creíbles.

Y las fotos llegaron, setenta años después del hecho, recorrieron en segundos por esa vía llamada internet los más de cuatro mil kilómetros que separan a Melo de Lima para demostrar que la realidad misma, más allá de la imaginación del hombre, es capaz de escribir historias tan increíbles como ciertas.

No hay mayores detalles de los partidos de “El equipo de los mancos”, pero con saber que fueron reales ya es suficiente para seguir creyendo, felizmente, que todo es posible.

Gabo inventó Macondo, Onetti a Santa María, para hacer vivir lo que imaginaban, si hubieran nacido en Melo no lo hubieran necesitado.