FÚTBOL Y TENDENCIAS

L@S INADAPTADXS DE SIEMPRE

Por Martín Otheguy

 

Había que cambiarle la cara al fútbol uruguayo de una vez por todas y desarticular esa imagen violenta y falocéntrica que aún campeaba en las canchas y especialmente en las tribunas. Por eso a nadie le extrañó que después de apuntarle al lenguaje que se usa en los medios, las instituciones del Estado, las organizaciones educativas y la propia Policía, el Mides decidiera ir tras el deporte más popular de todos, el que no reconoce distinciones de clase en la sociedad. La oportunidad llegó de la mano de su concurso ¿Y si cantamos sobre otra cosa?, que proponía a las hinchadas alentar al equipo de sus amores sin discriminar por cuestiones de etnia, género, orientación sexual o discapacidades.

Los barrabravas que lograran crear un espectáculo de cánticos originales y creativos que no ofendieran a las minorías serían premiados con dinero, entradas a los partidos y viajes al exterior con sus equipos, siempre y cuando se comprometieran a corear los cantos. No era la única táctica del equipo multidisciplinario del Mides, que comenzó a colarse también entre las hinchadas para entregar copias de la Guía del Lenguaje Inclusivo, elaborada en colaboración con la Secretaría Nacional de Deporte. Entre las recomendaciones, se sugería no usar la expresión “hay que matarlos a todos”, sino “hay que matarlos/las a todos y todas” o, en caso de que fuera escrito, “hay que matarlxs a todxs” o “matarl@s a tod@s”. También se indicaba que no era conveniente amenazar de muerte a “los hinchas” del rival, ya que eso invisibilizaba a las mujeres que gustan del fútbol, sino amenazar a “la hinchada”. No se debía insultar a los policías, sino al “funcionariado policial”, y no apretar a los dirigentes sino a “la clase dirigencial”.

Después de haber filtrado a sus funcionarios en las barras, el Mides recibió una decena de propuestas de cánticos nuevos, realizó sugerencias y modificaciones, y finalmente dio a conocer los finalistas del concurso. Algunos de los flamantes cantos de guerra que se incluían eran los siguientes:

 

No tiene padre (versión 1)

Peñarol no tiene padre

tampoco tiene tutor

tiene un hogar sustituto

que lo ofrece en adopción

 

No tiene padre (versión 2)

Nacional no tiene padre

con su mujer anda mal

tiene un hijo que precisa

mucha atención especial

 

Entregá el marrón

Entregá el marrón

entregá el marrón

que gozar del sexo

ya no implique sumisión

 

Mi buen amigo

Manya/bolso no discrimina.

Siempre te corre seas gallo o seas gallina.

No nos importa tu orientación.

Que ser violento ya no implique la exclusión.

Ellos y ellas se la ligan

sin que importe lo sexual.

Nunca dejo de arrobarte

antes de pegarte igual.

 

La ceremonia de entrega de premios debía realizarse en la sede del Mides, pero los grupos de hinchas inclusivos de Peñarol y Nacional que habían resultado ganadores se enfrentaron violentamente en las escalinatas, robándose los trapos hechos para la ocasión y provocando la suspensión del evento. No fue por diferencias deportivas. Unos eran hinchas fervientes de la arroba y los otros del uso de la x.

 

 

Compartir en Facebook